Te va a ir bien este 2015 porque tu carácter crecerá en esta área: Diligencia | Rebeca Segebre l Autora - Conferencista & Defensora de los huérfanos
   

Te va a ir bien este 2015 porque tu carácter crecerá en esta área: Diligencia

firma en expolitEn todos los planes y metas que nos trazamos, el sabio Salomón nos insta a colocarloa en las manos de Dios. Pero existe una característica del carácter que necesita estar presente para que estos lleguen a término con éxito.

Dios me ha permitido escribir 5 libros, 3 con editorial Unilit y 2 con Editorial Tyndale. Cada uno de ellos fue una meta que me trace en lo personal basado en el llamado de Dios para mi vida y con la guía y fuerza que me provee el Espíritu de Dios. Hubieron muchos obstáculos en el camino, muchos enemigos que batallar, mucho desanimo que dejar a un lado, mucho cansancio. Sin embargo cada uno de estos libros hoy tiene vida propia y cumple con el propósito que Dios lo ideo. Yo me siento feliz de que Dios usara mis manos y considero que termine mis metas con éxito.

¿Porque lo creo así? Porque el éxito de cualquier tarea se mide al final cuando las completas y las terminas bien. ¿Qué es terminarlas bien? Terminar bien es hacer lo que dijiste que harías y hacerlo sin trampas, honestamente, a tiempo y con excelencia. Esta es una manera de medir el éxito en tus metas.

Así que este 2015, tu mi querido amigo, vas a lograr tus metas porque TU vas a crecer en un atributo de tu carácter. Este atributo se llama Diligencia.

Permíteme compartir contigo parte de lo mucho que dice el Sabio Salomón sobre la diligencia:

Nuestra Parte: La diligencia • Los planes del diligente ciertamente tienden a la abundancia, pero todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza • Caerá en la pobreza el hombre que ama los placeres; y el que ama el vino y los perfumes no se enriquecerá • Tesoro preciado y aceite hay en la casa del sabio, pero el hombre insensato todo lo disipa. • El deseo del perezoso lo mata, porque sus manos no quieren trabajar.

La parte de Dios: La Victoria • El caballo se apareja para el día de la batalla, pero Jehová es quien da la Victoria • Estos confían en carros, y aquellos en caballos; mas nosotros del nombre de Jehová, nuestro Dios, haremos memoria. • Ellos flaquean y caen, mas nosotros nos levantamos y resistimos a pie firme (Salmos 20:7-8)

Estos versículos expresan una idea fundamental de la Biblia: la verdadera fuerza del pueblo de Dios no radica en la eficacia de las armas, sus talentos o de otros medios puramente humanos, sino en el poder de Dios y en la ayuda que procede de él.

Seamos diligentes y estudiémoslos hoy:

1 S 17.45-47; Sal 33.16-17; 147.10-11;

Pr 21.31; Is 31.1;

Os 1.7; Zac 4.6; 1 Co 1.25.

Comentarios

comentarios